Declaración de intenciones

Creada por dos periodistas, Muddy Waters Books nace con espíritu crítico, alma pop y un afilado sentido del humor, en una apuesta rotunda por obras de divulgación originales de marcada personalidad.

Así se gestaba, en el último año de la era prepandémica, Muddy Waters Books, una editorial consagrada a todo tipo de ensayos siempre que sean genuinos, incisivos y con una buena dosis de sentido del humor (cuanto más afilado, mejor).

Muddy Waters Books apuesta así por libros de divulgación de alta calidad literaria y marcada personalidad, en algunos casos de patente sello narrativo, pero siempre presididos por un espíritu periodístico, claro.

Casi toda esta parrafada se resume en el nombre de la editorial, que remite al legendario bluesman Muddy Waters –irreverente, original e independiente– y a todo lo que este evoca, “pero también habla de esas ‘aguas fangosas’ en las que esperamos que nuestros autores hundan sus botas para traernos las mejores historias”, explican los fundadores del sello, y añaden: “Irónicamente, siendo una editorial consagrada a autores hispanoparlantes y teniendo dos editores que son algo talibanes del lenguaje, elegir un nombre anglosajón se nos antojaba una pequeña y dulce provocación”.